Rosa María Palacios

Un blog de política independiente

1 agosto, 2017

El incidente francés

Presidente, esposa e hija con Embajador de Francia el 14 de julio.
Presidente, esposa e hija con Embajador de Francia el 14 de julio.

Hay noticias que son ciertas, pero inverosímiles. Lo que cuento a continuación, debidamente cruzado, cae en esa categoría. Todo es cierto, pero difícil de creer.

Empecemos por el final. Esta fuera de toda duda que el Canciller de Perú, Ricardo Luna, prohibió a todos los funcionarios diplomáticos de la Cancillería Peruana asistir a la celebración del Día Nacional de Francia, el 14 de julio pasado, que se celebró en la residencia del Embajador de Francia, Fabrice Mauriés. A todos. Pero no le comunicó su prohibición al Presidente de la República, ni al Presidente del Consejo de Ministros, ni a los Vice Presidentes del Perú. Es decir, a ningún funcionario de alto nivel del Poder Ejecutivo.

Fernando Zavala reconoció este extraño hecho, luego de varios días de especulaciones pero señaló que las razones serían explicadas por el Canciller. Hasta hoy, no se ha dado explicación pública alguna. Como este asunto es muy raro, he estado hurgando y uniendo algunas piezas que pueden dar una visión de conjunto de lo sucedido. Para ello usaré una cronología que permita entender lo que pasó, paso a paso, hasta donde mis fuentes han podido hablar.

Durante el gobierno de Ollanta Humala las relaciones con Francia alcanzaron un alto nivel.  El Presidente Humala fue recibido en visita oficial en julio del 2014. Luego se celebró la COP 20 en Lima, previa a la reunión de París de diciembre del 2015, lo que redundo en una estrecha cooperación entre ambos países. La compra del satélite a la empresa francesa (en consorcio europeo) Air Bus, en una operación de Estado a Estado, fue el punto culminante de largas negociaciones. El satélite de observación terrestre, a un costo de 205 millones dólares, fue lanzado al espacio desde Guyana en mayo del 2016. El 23 febrero del mismo año llegó a Perú, en visita oficial, el Presidente Francois Hollande. El Perú no recibía a un Presidente francés, en visita oficial, desde tiempos de De Gaulle.  Cabe destacar que dos Ministros de Estado peruanos recibieron la Legión de Honor de Francia, la mas alta condecoración que otorga el Estado francés a un extranjero. De un lado, el Ministro del Ambiente Manuel Pulgar Vidal y de otro, el Presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano. Como anécdota relevante puedo añadir que a ninguna de las dos ceremonias asistió el Presidente Humala. Mezquindades de la vida que tarde o temprano se pagan, ¿verdad?

Pero regresemos a nuestra historia. Concluido el gobierno de Humala e instalado el nuevo Congreso, la Comisión de Defensa fue presidida por la parlamentaria aprista Luciana León que desató su particular “investigación” (mejor llamarla persecución a un viejo adversario de Alan García) contra Pedro Cateriano y por supuesto, contra, entre otras compras del sector defensa, la del satélite. A tal grado llegó el ataque que el Embajador de Francia, Fabrice Mauriès, en defensa legítima de los intereses de su país, no podía quedarse callado. Contestó en cuanta oportunidad tuvo dejando en ridículo a la congresista. No deja de ser curioso el feroz ataque del aprismo contra Francia, país que cobijo los placenteros años de exilio de Alan García.

Durante los meses de julio a noviembre del 2016 el Embajador de Francia en Lima solicitó una cita con el Canciller Luna. Los motivos los desconozco. Probablemente era para hablarle del maltrato que sufría el Estado francés en la Comisión  de Defensa del Congreso, aunque no lo he podido reconfirmar. Lo que si sé es que no se contestó nunca ese pedido, lo que en términos diplomáticos no es una buena señal y, pasados los meses, una verdadera malacrianza.

Llegó entonces la oportunidad que abría un camino de acercamiento con el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.  La OCDE invitaba al Presidente peruano como orador principal del “Foro Económico Internacional de América Latina y el Caribe”. La invitación, tramitada desde la Embajada de Francia hacia la Cancillería Peruana incluía una visita oficial para el pasado 7 de junio. Así, el Presidente Kuczynski se convertía en el primer Presidente de América Latina en reunirse con Emmanuel Macron quién había asumido el poder el 14 de mayo. Imposible seguir negándose a recibir al Embajador de Francia en Lima, ¿verdad?.

La visita de junio fue un éxito para el Estado Peruano e incluyó una invitación (aceptada) al Presidente de Francia para incluir una visita oficial a Lima el próximo setiembre. Macron vendrá al Perú entre el 13 y el 17 de setiembre para la reunión del Comité Olímpico Internacional que oficializará la sede de las Olimpiadas para el 2024 y 2028. Aunque hoy la decisión ya ha sido tomada y París sera la sede el año 2024, el Estado Francés ha hecho de este evento deportivo una de sus máximas prioridades.

Con estos extensos antecedentes vamos a los hechos de julio:

El 10 de julio, en Consejo de Ministros de Estado de Francia, se aprueba la designación del nuevo Embajador de Francia en el Perú. El Embajador Mauriés ya tenía cumplidos los 3 años de su mandato y este es un trámite regular. En teoría, el Embajador Mauriés debía quedarse hasta la culminación de la visita del Presidente Macron y efectuar todas las coordinaciones de la misma. Los países suelen demorarse varias semanas o meses en dar el “beneplácito” al Embajador designado y la visita ya esta muy cerca.

El 13 de julio, en la mañana, se desarrolló una reunión entre funcionarios de la Cancillería del Perú y de la Embajada de Francia para afinar detalles de la visita de Estado. La reunión transcurrió con total cordialidad. Esa noche, mientras que finalizaba la lectura de la resolución judicial que ordenaba prisión preventiva al ex Presidente Humala y su esposa, el Embajador Mauriés recibió una llamada inesperada y urgente. Una fuente señaló que la llamada transcurrió mientras los Humala ya se movían de su casa al juzgado. Minutos antes o después. lo cierto es que ya era de noche. Al teléfono se encontraba el Vice Canciller del Perú, Embajador Nestor Popolizio.

El Vice Canciller Peruano informó al Embajador de Francia que “según fuentes del Ministerio del Interior” los Humala se dirigían a pedir asilo a su embajada. Aquí tengo dos versiones. En ambas hay elementos comunes. Lo común es que el Embajador negó tener noticia alguna de tal asunto y que recordó al Embajador Popolizio que las reglas de asilo latinoamericano no rigen en Europa, por lo que, Francia no tendría ningún interés en asilar a ex Presidentes acusados por delitos comunes. Según unos, ahí termino el asunto. Según otros, Popolizio percibió un maltrato en la respuesta de Embajador Francés y se lo comunicó al Canciller Luna. Es decir, que le dieran una lección respecto a la institución del asilo y lo llamaran mentiroso, lo ofendió.

El 14 de julio en la mañana – estando ya los Humala presos-  se expidió la circular secreta a todos los miembros de la Cancillería prohibiendo la asistencia a la celebración del día de Francia. Podría creerse que se trata de la expresión de una molestia local, discreta. Pero los hechos posteriores son muy confusos. Según una fuente, que no me pudo precisar el número exacto, no eran más de 30 los funcionarios de Cancillería invitados. ¿Por qué entonces mandar una circular a toda la Cancillería? Es evidente que discreción no era lo que se buscaba y si no era lo que se buscaba, ¿por qué no se le informó al Presidente? Este fue con toda la familia a la Embajada sin que nadie percibiera nada extraño. A veces, la presencia del Presidente es tan importante que no se lleva cuenta de la ausencia del Canciller y su personal, que pueden estar atendiendo eventos simultáneos.

El sábado 15 de julio, con total normalidad, se llevó a cabo el partido de fútbol entre personal diplomático de la Embajada de Francia y de la Cancillería. Visitaba el Perú el célebre jugador de fútbol francés David Trezeguet quien desarrolló una agenda de promoción del deporte y de Paris 2024 en Lima. No me contaron como quedo el partido, pero no hubo nada que levantará una sospecha de disgusto alguno respecto a la Cancillería Peruana. Esa misma noche, finalizadas las celebraciones, el Embajador Mauriès partió a Francia de vacaciones, convencido del éxito de los eventos.

Sin embargo, se iba a desatar un escándalo diplomático. El domingo 16 de julio llego a mis manos la captura de pantalla de la hoy famosa circular “secreta”. Ese mismo día el diario Exitosa (conocido hoy por ser un vertedero de psicosociales fujimoristas) ponía en portada un supuesto “plan de fuga” de los Humala a realizarse en la recepción del 14 de julio, el qué, advertido por la Cancillería había sido frustrado con la ausencia de los diplomáticos peruanos. Como es obvio la noticia es un disparate.  Los Humala están presos desde la noche del 13 de julio y si querían pedir asilo, a esa o a cualquier otra Embajada, (mas les conviene una de América Latina como hizo García con Colombia para después saltar a Francia) tenían muchos días previos para hacerlo. Asimismo, si era tan inminente la fuga, ¿por qué exponer al Presidente del Perú? Eso es inexplicable.

Lo sabroso de la historia – siempre hay un lado picante –  es que se especuló varios días con un pedido especial del Canciller Luna que no se otorgó en la visita a Francia.  No hay tal cosa, ni líos de amor, como he podido comprobar.

El desenlace  de la historia deja, hasta el momento, pésimo a la Cancillería Peruana. Todo mal manejado. El lunes 17 la Embajada de Francia publicó un comunicado donde “desmiente categóricamente” cualquier información sobre un asilo de los Humala. Lo más grotesco vino después. El martes 18, como correspondía por instrucción de la Cancillería francesa aprobada el 10 de julio, se presentó por la vía regular – es decir a través de la misma Embajada de Francia en Lima – la solicitud de beneplácito para el nuevo Embajador Antoine Grassin.  Esta comunicación llegó a la Cancillería el 19 de julio en la noche. El mismo 19 de julio, ante las preguntas persistentes, el Presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, no tuvo más remedio que reconocer que la circular era cierta y le arrimó el bulto al Canciller diciendo que “en su momento” él dará las explicaciones. El 20 de julio, en menos de 24 horas, se aprobó el beneplácito para el nuevo Embajador francés. Algo nunca visto, que incluyó comunicado y aviso en redes, totalmente inusual en el manejo diplomático. Un insulto al Embajador Mauriés por donde se mire. ¿Por qué esa inquina? La verdad es que nadie lo sabe. Una fuente me señaló que a Fabrice Mauriés se le acusa de  ser “amigo” de los Humala y que durante su mandato se “paseaba por la Cancillería como Pedro por su casa”. La información es falsa pero puede ser que Luna la crea cierta. Sus acciones diplomáticas (incidente penoso con la FAO) refuerzan la idea de su personal desprecio por los Humala. Sin embargo, nada de esto puede ser afirmado categóricamente.

El Canciller Luna es una profesional de carrera que debe saber que hacer un desplante a un Embajador – al margen de todo prejuicio, simpatía o antipatía personal – es hacer un desplante al Estado que representa. Ambos, Estado y Embajador, son indesligables. Hoy, las magníficas relaciones con Francia se fueron por el desagüe. ¿Vendrá Macron a Lima ahora que París ya aseguró la sede de las Olimpiadas 2024? ¿Continuará en pie una visita oficial luego de tremendo desaire diplomático?

Mientras tanto, seguiremos esperando que en “su momento” el Canciller Luna de las explicaciones. Hasta donde se, estas no le gustaron nada al Presidente Kuczynski. El esta muy fastidiado con esta situación según me informaron.

(Esto salio larguísimo, pero así es con los líos diplomáticos, espero que lleguen hasta el final)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *