Rosa María Palacios

Un blog de política independiente

15 marzo, 2017

Falso Dilema: Las lluvias versus los Juegos Panamericanos

Lluvias

Mis alumnos del curso de Proyecto Periodístico de la PUCP decidieron escribir un libro, el semestre pasado, para investigar a fondo la situación del deporte peruano con miras a los Panamericanos 2019. Excluyeron expresamente al fútbol de la investigación y el producto final se llamó “El Lado B del deporte”.

Ellos, como yo, iniciaron la tarea con los prejuicios que solemos tener sobre el deporte en el Perú. Primero, que no existe ninguna infraestructura de nivel internacional y lo que hay son estadios mal hechos, sucios y sin siquiera servicios higiénicos. Segundo, que el deportista es un tipo heroico que sobrevive gracias a su familia y amigos. Las dos premisas terminaron siendo medias verdades y una media verdad no es más que falsedad y creencia.

La investigación hizo una revisión de la infraestructura lista, la que está en avance y la que esta por concluirse. Una visita a La Videna puede abrirle los ojos a cualquiera sobre lo que se ha avanzado desde el centro de operaciones que dirige Carlos Neuhaus. No hay nada parecido a infraestructura vieja o desvencijada. Los avances y lo que quedará para miles de deportistas es notable. Por ejemplo, el Hotel para deportistas con 100 camas ya ésta en uso para competencias de federaciones. El área de entrenamiento de gimnasia es de clase mundial. Y podría seguir.

Esta es una inversión para los próximos 50 años, una intervención urbana que saca a Lima de la mendicidad en infraestructura deportiva y que permite que miles de jóvenes tengan la esperanza de cambiar sus vidas. ¿Cómo lo hizo Colombia? Con inversión. Esa fue parte de la investigación. También lo fue visitar el Centro de Alto Rendimiento de Huancayo, donde chicos desde los 14 años viven y entrenan. Un lugar de donde salen hoy y saldrán pronto los más grandes maratonistas de América. Yo invito a que lean los perfiles de estas jóvenes promesas. No se puede tener el corazón tan duro como para frustrar proyectos de vida que tienen años de entrenamiento. Estos adolescentes son modelos para una generación a la que hay que sacar del vicio y ponerla a moverse. ¿Por qué no usar estos ejemplos?

El Estado, a través del IPD,  paga la manutención de 623 deportistas de alto rendimiento. Les da desde 600 hasta 1500 soles mensuales, y a veces, como en Huancayo, casa, comida y entrenador. Lo que requieren es competir internacionalmente para entrar en los rankings, mejorar sus marcas y clasificar a grandes eventos como las Olimpiadas. ¿Se puede? Colombia lo hizo, también se puede aquí y ser sede de los Panamericanos en Lima es una oportunidad única en sus vidas.  Alguien tiene que levantar la voz en nombre de los cientos y miles de atletas peruanos que no hacen otra cosa que entrenar para clasificar. Su esfuerzo, su pasión, su disciplina, su juego limpio ¿será abandonado otra vez? ¿Abandonaremos a los atletas discapacitados que también utilizarán la misma infraestructura para los ParaPanamericanos? No sin protestar.

La cuenta total de los Panamericanos es de un poco más 2,400  millones de soles (cifra obtenida del Plan Maestro Lima 2019 aprobado por COPAL el 2016 aunque hoy El Comercio señala que la cifra total es 4.125 millones). Esto no se gasta en un año, sino en cuatro. Ya se ha gastado parte y la mayor parte se gastará el 2018. El 2019 el gasto se hará en servicios, aun cuando se reclutarán miles de voluntarios. Toda la ciudad estará involucrada, de una forma u otra, en una fiesta deportiva en que los ojos del mundo estarán en Lima.

El Apra (han presentado un proyecto de ley para boycotear la sede), el Alcalde de Lima, el Presidente de la Confiep y parte de la bancada del Fujimorismo se han unido para quitarnos este sueño por razones políticas. Lo intentaron con el Ministro Saavedra y no pudieron. Tuvieron que buscar la excusa de las computadoras para censurarlo.  ¿Qué buscan? Crear un falso dilema. O la reconstrucción post “Niño Costero” (así se llama este evento climático) o los Panamericanos. Podría ser otra cosa. La compra de tanques o de armamento militar, pero no, con eso no se atreven. Atacaron a la institucionalidad mas débil: el deporte. ¿Y por qué ahora y por qué de nuevo? Porque la administración de los Panamericanos pasó, por un reciente decreto legislativo, del Ministerio de Educación al Ministerio de Transportes. ¿Y a quién buscan censurar en estos días? Al Ministro de Transportes, Martín Vizcarra.

Para los honestamente preocupados porque no alcance para todo, les propongo un cálculo. Imaginemos que 15,000 viviendas de personas en extrema pobreza deben ser subsidiadas con 10,000 soles cada una para su reconstrucción post lluvias. Van 150 millones de soles. ¿Un kilómetro bien asfaltado de carretera Panamericana? 1 millón de dólares. ¿100 kilómetros? 100 millones de dólares, es decir 330 millones de soles. La Panamericana se ha cortado en partes, no toda. ¿Suma de vivienda y carreteras? No llegamos a los 500 millones de soles. Sigamos. La infraestructura de riego agrario y saneamiento urbano puede costar otros 300 millones. La emergencia misma (tropas, rancho, gasolina, materiales, alquiler de maquinaria, drenaje) puede llegar a 100 millones de soles. ¿Gran total? 900 millones. Por ahora, esto es todo y ya se asignó una partida de 800 millones.

¿Colegios? Ya se asignó una partida de 1000 millones del sector educación, qué para 670 escuelas afectadas, urge pero basta. Esto sale de su presupuesto de este año. No hay que inventar nada.

¿Qué tienen que ver los Juegos Panamericanos con esto? Nada. Es una excusa política, nada más.

¿Quiere recaudar dinero el Apra, el fujimorismo y la Confiep para el norte? Nada impide hacerlo. Un cocktail de Keiko, el pago de acotaciones a la Sunat de empresarios morosos, el pago de la reparación civil de Alberto Fujimori, Montesinos y sus allegados o la devolución de las coimas de Odebrecht en el MTC aprista, sumarían más que suficiente para cubrir la contingencia climática. Más aún si los congresistas fujimoristas dejan de aportar su diezmo a Keiko Fujimori y lo aportan a la gente del norte del país o el Alcalde de Lima llama a sus amigos de OAS para descorchar una botella de champagne.

Todo presupuesto bien hecho tiene un fondo de contingencia que, si no se usa, pasa al ejercicio siguiente. El Congreso lo sabe porque aprueba el Presupuesto. Dinero hay para ambas cosas.

No creen falacias porque nadie que las entienda se va a quedar callado ante este atropello político.

Me salio largo, pero espero que lleguen hasta el final.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *