Rosa María Palacios

Un blog de política independiente

19 diciembre, 2016

Como pavo en Navidad

ppk-y-keiko-fujimori-se-reu_zwmbhp5-jpg_604x0

Miren las caras en esta foto. Parece que el único que no tiene la sonrisa forzada es Monseñor Cipriani, quien al fin y al cabo es el, tal vez, el que mas ganancia mediatica obtiene de esta reunión, luego de un año donde todo pareció salirle mal.

En las breves declaraciones a la prensa, el Presidente dijo que hablaron del presente y el futuro. Es decir, “ya lo pasado, pasado”, lo cual incluye, supongo, que ayer juramentó a una nueva Ministra de Educación porque los fujimoristas le censuraron el anterior ¡el jueves pasado! Es decir, el jueves pasado pertenece al pasado, Y aquí no paso nada. Ese fue el mensaje que al menos yo escuche. Penoso. Lo agarraron de pavo y en público. Esa no es la imagen que debe proyectar un Presidente.

Por su parte Keiko Fujimori (miren la foto) tiene una sonrisa forzada pero una imagen triunfadora. Puso de rodillas al Presidente. Y lo pasado, pasado. ¿Alguien esperó que reconociera – por fin-  el triunfo de Kuczynski? Sigan esperando. No lo hará. Ella se ha presentado como una Co – Presidenta del país, como una par del Presidente,  con el aval de Monseñor Cipriani, (que no representa a la Iglesia pero proyecta esa imagen) en una foto de poder tripartito que no es real, ni constitucional.

La reunión, al Ejecutivo,  no le ha servido para nada que no sea escuchar sutilezas sueltas, en privado y afirmar su debilidad frente al país, en público.

Fujimori ha dicho dos cosas de interés. La primera, una verdad evidente: “respetaran el orden constitucional”. Nadie ha dicho lo contrario. Ya no se hacen golpes militares en ninguna parte. Por si no lo saben, el orden constitucional sirve también para vacar Presidentes y censurar Ministros. A quienes pedía pruebas, a estas alturas, ya las tienen. Pero es la segunda afirmación la que es más reveladora. Ha dicho la señora que ellos tienen “una forma de hacer política diferente”.  ¿Diferente a quién? Pues obviamente a un Presidente que ha evitado, de todas las formas posibles una confrontación y ha ofrecido todos los puestos disponibles al entorno de la perdedora a la presidencia para lograr una conciliación a la que ella se seguirá negando.

Keiko Fujimori no ha dicho que se acabaran las censuras y otras formas de hostigamiento parlamentario a Ministros y funcionarios del Ejecutivo. No. Ha dicho que tienen una forma “diferente” de hacer política y no la van a cambiar. ¿Y cual es esa forma? De lo que hemos observado en el chat “Mototaxi” las cosas parecen bastante claras. La estrategia no cambia un milímetro hasta llegar al poder.

Saavedra cayó por la orden de Keiko Fujimori. Pero también porque fue abandonado por el Presidente. Ambos son culpables. Leer columnistas que lamentan la censura a Saavedra y se opusieron a como diera lugar a que se le defienda constitucionalmente es de una inconsistencia penosa. Estoy segura que esos mismos calificaran esa reunión como “estupenda”, “auspiciosa”, “relevante” para el futuro del Perú. Pero todos sabemos que nada ha cambiado. Nada.

P.S. Acabo de ver la foto de la capilla. ¿Por qué? ¿Qué querían demostrar? ¿Qué todos son buenitos? Hipocresía hay en todos lados, pero ¿en una capilla? Mucho. Que vergonzoso.

 

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *