Rosa María Palacios

Un blog de política independiente

8 diciembre, 2016

Alea jacta est

keiko-fujimori-11

Luego de la interpelación al Ministro Saavedra, el sentimiento que generalizado recogido en las redes sociales es casi unánime: vergüenza. Cualquiera que haya visto horas o minutos del debate sabe a que me refiero. Ilustres desconocidos que debutaban en la peor forma en la política, balbuceado, leyendo mal, y sobretodo gritando, como si no hubieran micrófonos. Los alaridos resultaron tan repulsivos que era indispensable bajar el volumen.

En cuanto al fondo, el Ministro contestó lo que se le preguntó en detalle. No había nada de que acusarlo. Sin embargo, durante mas de 12 horas tuvo que escuchar en silencio los insultos – sobre todo de la  bancada del fujimorismo – que lo llamaran corrupto decenas de veces. En su cometido, estos pobres sujetos, hicieron un alarde de ignorancia supina en materias que iban desde acuerdos internacionales hasta geografía, lo que demostró con creces los niveles de la paupérrima calidad de educación recibida en el Perú. ¿Esa gente representa lo mejor de la sociedad peruana? Que lástima por todos nosotros que los elegimos.

Durante los últimos 30 años, el fujimorismo y el aprismo manejaron, por mas de 20 años,  la educación peruana. Dos tercera partes del tiempo. Sus resultados están a la vista. Jamás censuraron a un  Ministro. A éste – que no es un ladrón, ni le da trabajitos al ex Presidente García  para justificar su millonario estilo de vida –  lo van a censurar. Lo negaron cien veces y, al final de la noche, presentaron la moción.

Como buenos mentirosos, negaron que lo harían, como negaron que este debate no fuera el primer paso para traer abajo la reforma de la educación universitaria para beneficiar a sus financistas de campaña. Hay 16 congresistas con vinculaciones a la gestión de  universidades. Mienten tanto, que se olvidan que acaban de mentir. Pero eso ya lo sabía. No hay novedad y lo vengo advirtiendo hace semanas. Avanzan de a poquitos, con embustes y mentiras. Esta es la primera piedra en el camino de Fujimori al asalto a una Presidencia que insiste, le han robado.

No hay ninguna razón válida para censurar al Ministro de Educación. Ni las “denuncias ya denunciadas” de Becerril califican como nada que valga la pena mencionar. Esta es una orden política de Keiko Fujimori que pretende tomar el poder político para ella misma. Para eso necesita vacar al Presidente y sus dos Vice Presientes y que Luz Salgado convoque a elecciones. Una disolución del Congreso no le conviene porque la suerte de sus congresistas le interesa sólo en cuanto tenga una mayoría funcional a sus intereses.

El Ministro no renunciará. A pesar de los alaridos fujimoristas. Salvo que se lo pida el Presidente, no lo hará. Pero  sospecho que lo forzaran a hacerlo. Mercedes Araoz, Juan Sheput y Fernando Zavala creen que si Saavedra se va, es una pena, pero muere el incidente. Creen que pueden negociar Ministros con el fujimorismo, mas adelante. Así, todos conservan el trabajo. Nada de “cuestión de confianza”. Cuando venga la vacancia, será tarde.

Ilusos. Vienen por todos. Sigan de rodillas y en unos meses, cuando ya no estén en el poder entenderán la importancia que tuvo la censura a Saavedra. Keiko Fujimori no quiere nada de este gobierno – ni nombramientos de regalo, ni a su padre libre o en Challapalca, le da lo mismo – quiere ser Presidenta ¡ya! y no parara hasta vacarlos a todos. Sólo necesita los 88 votos. Mientras tanto, destrozará el país. Si no le importa destruir la educación,  ¿le puede importar algo que no sea su propio poder?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *