Rosa María Palacios

Un blog de política independiente

15 abril, 2015

Lucho, entiende.

Castañeda-implicado

La necesidad de probar su valía en cemento, como “gran gestor” esta llevando al Alcalde de Lima a uno de sus mas sonados fracasos.

Con el voluntarismo del “paso y piso” se ha mandado a ejecutar (¿cuánto habrá gastado solo en publicidad?) una obra que nadie le ha pedido, en una zona frente a la Universidad Telesup, de propiedad privada del congresista José Luna, su financista y secretario general, con dineros de un fideicomiso establecido por la concesionaria OAS, de Vía Parque Rímac, para hacer un parque de mas de 30 hectáreas llamado Proyecto Río Verde.

No tiene opinión favorable del MEF. Dijo Castañeda que no la necesita y se peleó en público con el Ministro Segura, “zapatero a tus zapatos” le recomendó señalando que el Ministro no es abogado. Que vergüenza para los abogados. La MML no puede sacar fondos pactados en un contrato de concesión para atender las externalidades causadas por ese contrato (crear una área verde ahí donde se crea una autopista) y aplicarlas a otra obra, en otro lugar y con otros impactos. Luego, Castañeda reconoció que “si la ley lo obliga, consultaré con el MEF”. Algo así como la famosa frase de Los Chistosos: “si me prueban que he robado, devuelvo la plata”.

¿Cómo se puede ser tan terco? Veamos todo lo que Lucho no tiene, ni para empezar:

1. No tiene Estudio de Impacto Ambiental y Vial aprobado por el MTC.

2. No tiene opinión favorable del Ministerio de Cultura en zona patrimonial, ni Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA).

3. No tiene opinión favorable del MEF

4. Su proyecto no ha pasado jamás por el Concejo.

En el colmo de la vergüenza el Alcalde del Rimac (de su partido) le ruega que no los deje sin una gran área verde como la proyectada.

En resumen, lo que Lucho no entiende, desde el primer día, es que la Lima que el gobernó ya no existe. La pobreza se ha reducido, la clase media ha crecido. La gente ya no recibe la obra pública como una dadiva que acepta el empobrecido; quiere que le respeten sus derechos como ciudadanos y por tanto exige explicaciones de lo que se hace con su plata. Y necesita mas áreas de esparcimiento, no mas obra para autos particulares.

Por mi, que continúe hasta que lo metan preso. Si no puede ser por Comunicore, que sea por esta. Ya tendrá su trabajo la Contraloría. El problema es que mientras tanto, revienta un acceso importante al centro de Lima y al Parque de la Exposición.

Hay que agregar, en nota aparte, que demandará mucha cautela y ojo fino con todas las empresas que han obtenido concesiones de la MML y esta administración no quiere reconocer. O aquellas a las que se les quiere cambiar los términos contractuales por la fuerza. Todo esto puede generar una enorme cantidad de litigios, cuya resolución favorable a los concesionarios, puede no sólo determinar pagos millonarios (que cargaremos todos) sino decenas de “Comunicores” en donde los mismos operadores de Castañeda, realicen el mismo negocio de pagar menos – pero garantizar un pago –  y tirarse la diferencia. Ya saben como hacerlo,  obtener años de impunidad y luego buscar la prescripción.

Castañeda se ha peleado con el Ejecutivo. Eso es claro. La censura a Jara es una venganza por las objeciones del MEF y demás ministerios a su by pass improvisado. Pero también ha dejado en el aire a un grupo comunitario de Shipibos que ya tenían un arreglo con el Estado. ¿Cree que puede ganarle al Ejecutivo o a una comunidad que cuenta con la simpatía del público? Mucha necedad ¿no?

Entonces, ¿sorprende que un grupo de jóvenes – si, muchos con militancia en las izquierdas- salga a tomar la calle y hacer plantones en la obra? ¿Sorprende que tengan las simpatías de miles en las redes sociales? ¿Sorprende que ellos noten la improvisación de un Alcalde que basa su gestión en no presentar ningún plan de gestión? No pues. No puede sorprender a Castañeda que por primera vez en su vida tenga gente protestando en “sus” obras. No son suyas, que entienda de una vez.

Y por último, que escuche un poco. El Ministro del Ambiente prefiere un parque de 30 hectáreas. Especialistas en transito han señalado que la obra propuesta ya no es una solución moderna. Simplemente, no vale la pena el gasto. Lucho, entiende, nada quiere tu obra emblemática.

Mientras tanto, el descontento de miles frente al pésimo servicio del  Metropolitano y las correrías de los engreídos del régimen “Oriones” y “Chosicanos” crece cada día sin una solución real y a la vista que no sea retomar la Reforma de Transporte por corredores exclusivos.

Lucho, entiende. Nos estas reventando la vida diaria. Y eso, se paga en las encuestas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *