Rosa María Palacios

Un blog de política independiente

7 Septiembre, 2016

¿Qué sigue? Una Constitución para elegir a Keiko

Se veía venir. No pensé que sería tan pronto, pero era inevitable. La ofrenda suele ser postergada, y negociada pero aquí aparece nítida. Lo que viene ahora, con una probada mayoría que permite modificar la Constitución, lo anuncia ya en esta entrevista publicada en el diario El Comercio, el congresista aprista Javier Velásquez Quesquén, el pasado 6 de setiembre.

Atención a este extracto de la entrevista realizada por Gerardo Caballero. (El resaltado es mío).

Pregunta: “En la segunda vuelta hubo un reacomodo de fuerzas singular, de manera que quién ganó la primera vuelta con casi 40% de los votos (Keiko Fujimori) termino perdiendo frente a quien había tenido 20% (Pedro Pablo Kuczynski) ¿Debería revisarse el mecanismo que regula la segunda vuelta?”

Respuesta: “Sin poner en tela de juicio la legitimidad del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, quiero decirle que en la segunda vuelta hubo algo que no puede volver a pasar. Hubo un voto contra una candidata y no un voto de respaldo a la propuesta de un candidato. Eso tiene que cambiar

Pregunta: “¿De qué manera?”

Respuesta: “Creo que no hay que esperar que uno de los candidatos obtenga el 50% de los votos mas uno. Hay que ver cómo adecuamos, no plagiamos la experiencia argentina, donde el candidato que obtiene el 40% mas uno lo declaran ganador, o gana el candidato mas votado en primera vuelta si saca más de 10 puntos sobre el segundo, que podría haberse dado en este caso. Así hay una verdadera voluntad expesada del elector”.

Pregunta: “¿A qué se refiere?”

Respuesta: “Un balotaje a la peruana permite que en la segunda vuelta haya un cargamontón o que haya un movimiento contra alguien, y no que se impongan las propuestas o el candidato que mejor pueda canalizar las expectativas del país”.

Pregunta: “¿Y usted estaría de acuerdo con aplicar uno de estos mecanismos?”

Respuesta:  “Si, yo simpatizo más con este tipo de mecanismos que con el que tenemos ahora”.

Pregunta:  “Si esto se aplicara para e 2021 seguramente ganaría Keiko Fujimori”.

Respuesta: “No. Estas actuando como pitoniso. ¿Y al Apra donde lo dejas? (sonríe) Vamos a volver con fuerza”



Extraño, muy extraño ….

Examinemos primero algunos curiosos detalles de la argumentación del congresista Javier Velásquez. Dice que no le gustan los “cargamontones” en segunda vuelta. Que raro. No lo recuerdo disgustado el 2006 cuando el Apra ganó la Presidencia con el lema “O Chávez o el Perú”. Es decir, cuando aniquilaron a Humala en segunda vuelta con un cargamontón. O cuando liquidaron a Lourdes Florés con toneladas de basura dos veces y en primera vuelta. Ella puede haberlo olvidado este año. Los electores, no. Así que este súbito ataque de solidaridad con los candidatos que son víctimas – según él – del voto contra ellos, no parece muy consistente con su propia historia política.

Lo que si recuerdo es cómo se esforzó con sus compañeros para, al ritmo de Alan García, inventar la “reelección conguyal” y señalar enfáticamente que Ollanta Humala buscaría modificar la ley para permitir que su esposa postule. ¿Un cambio de las reglas de juego electorales dirigido a beneficiar a una persona específica? Ciertamente, inaceptable. En eso estamos de acuerdo. Pero lo cierto es que nunca ocurrió. Sin embargo, ahora no tiene ningún problema en cambiar la mismísima Constitución para beneficiar a Keiko Fujimori. ¿Por qué? ¿porque lo que pasó “no debe volver a pasar”? ¿Con que derecho nos quiere quitar el derecho al veto político? ¿Para que cree que sirve un balotaje?

Un poco de historia

El mecanismo del balotaje actual esta vigente desde la Constitución de 1979 pero existió una excepción para las elecciones de 1980.  La Tercera Disposición Transitoria (negociada e impulsada por el Apra en la Asamblea Constituyente) establecía que bastaba, para ser electo Presidente, obtener el 36% del total de votos válidos. ¿Por qué 36%? Por que ese era el tercio popular histórico que el Apra argumentaba tener en votos. Pero el tiro les salió por la culata. Las elecciones de 1980 las ganó Fernando Belaúnde Terry, lider de Acción Popular, partido que no participó en la Asamblea Constituyente. Obtuvo mas del 36% (pero no mucho más) con lo cual tampoco se tuvo que ir a una elección presidencial dentro del Congreso como lo  establecía, también transitoriamente, la Constitución.

Una disposición transitoria constitucional armada para favorecer al aprismo ¿dónde se inspiró? En Argentina. ¿Casualidad? No. La regla del 40% existe en Argentina desde décadas atrás para beneficiar al Peronismo. Ese es su techo.

¿Pero … pueden modificar la Constitución con facilidad?

Los 73 votos fujimoristas y los 5 apristas suman 78. Faltan 9 para los 87 que se requieren en dos legislaturas. Con eso, basta. No creo que los saquen de Frente Amplio, ni de Alianza para el Progreso, ni siquiera de Acción Popular.  ¿Y de Peruanos Por el Kambio? ¿Por qué no? Si el Presidente puede sacrificar la Defensoría por unas facultades delegadas, ¿qué no harán por salvar a uno o a varios Ministros de la censura? ¿Y para salvar un gabinete entero? Recuerden. 9 votos, nada más. Ni siquiera toda la bancada. A estas alturas esta claro con quienes no contarán y con quienes, si.

No lo olviden. Yo se las cante antes.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Responder a Percy Stigler Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *