Rosa María Palacios

Un blog de política independiente

17 Agosto, 2015

Oferta con yaya

Foto: El Comercio

¡PPK ofrece IGV a 15% en 3 años (y puede seguir bajando)! Ofertón. No ésta mal ¿verdad? Esta es una gran propuesta que, con un buen programa de formalización a la par, podría ser viable. ¿Por qué no? Si hay menos impuestos que pagar, aumenta el consumo, aumentan las ganancias de los pequeños empresarios, que, si quieren crecer, deben formalizarse. Eso, con una Sunat racional (muy distinta a la irracional que nos acosa a todos, grandes o diminutos) parece una propuesta ganadora. Círculo virtuoso. Entusiasmado PPK, ha ido más allá y ha sugerido que – si el proceso de formalización es exitoso – podríamos tener un IGV como México cuya tasa es de 12%. Nada menos. Todos pagamos, y por eso, todos pagamos menos. Eureka.

Otros añaden y con razón, ¿pasó algo cuando a fines del gobierno aprista se bajó el IGV de 19% a 18%? Pese a vaticinios temerosos, no pasó nada significativo con la recaudación. Entonces pues, llegó el debate de ideas a la campaña. ¡Por fin! ¡Estamos salvados!

El problema de esta propuesta es que se parece mucho a una del Plan de Gobierno de Perú Posible presentada en la campaña del 2001 para el periodo presidencial 2001 – 2006 que proponía bajar el IGV de 18% a 16% (conservo una copia). Con un país que salía de una crisis económica de casi tres años, y empezaba a disparar su crecimiento no sólo no se cumplió la promesa. Por el contrario, se subió el IGV de 18% a 19%. ¿Quién fue Ministro de Economía del Presidente Toledo dos veces? PPK. ¿Si no lo hizo como Ministro de Economía porque lo hará como Presidente en una economía desacelerada y en problemas?

Los candidatos a la Presidencia del Perú tienen dos problemas comunes. El primero, nadie les cree nada. Desde que Fujimori dijo “no shock” en 1990 elegimos sistemáticamente a alguien que hará algo muy distinto a lo que ofrece. Ahí están todos en fila. Fujimori, Toledo, García y Humala. ¿No dijo Alan García que revisaría el TLC con Estados Unidos “línea por línea”? ¿No dijo que acabaría con los “services”? Felizmente colecciono planes de gobierno, así que si quieren ejemplos, también podemos ir línea por línea. ¿Y el Plan de “La Gran Transformación”? La única gran transformación fue la de Ollanta Humala. ¿Para bien en muchos casos? A no dudarlo, pero ese no es el punto. El punto central es que el elector no puede haber sido engañado durante 25 años y creer que eso no tendrá, inevitablemente, consecuencias políticas. Dos veces no lo capan al gato, menos 5.

El segundo problema es que en el elenco estable (y hoy puntero) todas las estrellas están gastadas. Muy vistas, ya. Todos tienen una mochila histórica que les impide entrar al debatir ideas cada vez que tratan de hacerlo. Van a pasar mucho tiempo discutiendo lo que hicieron o dejaron de hacer en el pasado antes de poder siquiera discutir con seriedad la viabilidad de una propuesta. El ejemplo de PPK gráfica lo quiero decir. Y si bien Keiko Fujimori no tiene experiencia de gobierno, los más de diez años de experiencia de su padre preso -de quien no podrá zafarse con la facilidad que su corte de aduladores le hace creer – la ponen en las mismas condiciones que los demás con la desventaja de no haber trabajado nunca en nada que no sea el partido de su padre.

Esta es pues, una campaña anclada en el pasado y los electores quieren un futuro. ¿Cómo harán para superar esa enorme valla estos candidatos?

Linda tu oferta, pero tiene yaya.

Publicado en La República el Domingo 16 de Agosto del 2015 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Responder a Mónica maryell Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *